Recomendaciones de una Pediatra: Cuando NO mandar a su hijo a la Escuela

En Peek-a-Boo Preschool, contamos con una alianza, con la Pediatra Dra. Ana G. Lucas. Ella nos compartió las siguientes recomendaciones para cuando los niños presentan sintomas de resfriados.

 

Cada de uno de nosotros queremos lo mejor para nuestros hijos, por tal motivo queremos compartir con ustedes un poco de información referente a las infecciones más frecuentes en la edad pediátrica y como proteger a sus pequeños de contraer enfermedades.

En primer lugar, es muy importante cuidar a sus hijos cuando están sanos, eso implica cumplir con sus controles de salud periódicos y tener la tarjeta de vacunas al día. Las vacunas salvan vidas, protegen a sus hijos de enfermedades infecciosas que pueden causar graves complicaciones e incluso la muerte. Como cualquier medicamento, las vacunas pueden tener efectos adversos, la mayoría de los cuales son leves y transitorios (duran menos de 2 días) e incluyen: dolor e inflamación en el sitio de la aplicación, malestar y fiebre baja.

La fiebre es síntoma muy frecuente de infecciones virales o bacterianas, cuando su hijo tiene fiebre es recomendable darle medicinas para ayudar a bajar la fiebre y no mandarlo al jardín, al menos hasta 24 horas después del último registro febril, para evitar contagiar a sus compañeros y que no lo llamen a mitad de la jornada laboral para que vaya a buscarlo, porque volvió a subir la temperatura.

Los vómitos y la diarrea en general son de origen viral y muy contagiosos, si su hijo tiene alguno de estos síntomas no es una buena idea que lo envíe al jardín, puesto que pueden contagiar a sus compañeros.

El dolor de barriga, es otra queja frecuente, puede tener muchas causas desde estreñimiento hasta infecciones virales, bacterianas o por parásitos, si su hijo se queja de dolor abdominal fuerte, es mejor dejarlo en casa para ver si comienza con algún síntoma adicional y no mandarlo al jardín. Si los dolores de barriga son frecuentes y recurrentes es recomendable lo revise su pediatra para encontrar la causa y poder darle un tratamiento adecuado.

Los mocos y la tos, si bien son muy frecuentes en la edad pediátrica, pueden ser síntomas de un cuadro infeccioso o un proceso alérgico. En general, cuando se trata de un proceso alérgico los mocos son transparentes, escasos y algunas veces se acompañan de tos seca esporádica, es muy importante que consulte a su pediatra para que le confirme el diagnóstico y le indique un tratamiento adecuado. Si los mocos son abundantes, verdes, espesos, se acompañan de mucha tos con flema, decaimiento, fiebre y mala actitud alimentaria es importante que el niño sea evaluado por su pediatra de cabecera ya que es probable esté sufriendo una infección, en estos casos no es recomendable que el niño asista al jardín hasta que el cuadro se resuelva.

Las lesiones en piel también son muy frecuentes, pueden deberse a cuadros de alergia o infecciones (virales o bacterianas), es importante que antes de enviar a sus niños al jardín consulte con su pediatra de cabecera sobre la etiología de las lesiones.

En resumen, para evitar contagios de enfermedades frecuentes en la niñez, no mande a su hijo al jardín, hasta que sea evaluado por su pediatra de cabecera en los siguientes casos:

  •  Fiebre
  • Mocos transparentes que duran más de 3 días
  • Tos seca que dura más de 7 días
  • Mocos verdes, abundantes, espesos
  • Tos con flema persistente
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de barriga fuerte o frecuente
  • Lesiones en piel (diferentes a picaduras de insectos)

 

page2image5812000